Pensamientos Profundos: El Valor de los Zapatos

Se acera uno de los momentos más divertidos para todo empleado: la entrega del doble sueldo. Hace unos años inicié la tradición de invertir ese dinero en una pieza que valiera la pena. Me pasaba que al final del mes no sabía en que se me había ido el dinero (comida, alcohol, cosas pequeñas o intangibles) y preferí poder agregar algo a mi closet que perduraría, algo que quizás no me compraría en otra ocasión debido a que iba más allá de mi presupuesto mensual.

Se que muchas personas esperan el doble para hacer lo mismo, por lo que quise aprovechar para escribir sobre el valor monetario de las cosas. Específicamente tratar el tema de porque hay zapatos de distintos precios.

Hay tres elementos a tomar en cuenta: materiales, diseño y mano de obra. Para fines de no ser redundante, generalizaré con tres categorías: mala calidad, buena calidad y calidad superior. Unos zapatos de mala calidad probablemente están hechos de plástico o piel sintética, pegados con ega y ensamblados en una fábrica de forma rápida, sin tomar en cuenta como quede la costura o la terminación. Hay altas probabilidades que estos se rompan, usted caminando se le despegan y ahí quedó, literalmente en un taco. El plástico no respira, lo que puede llevar a que los mismos tengan mal olor, pues sudamos los pies al caminar.

En cambio, un zapato de  buena calidad está hecho de piel o tela suave, para que la misma respire y no “pele” los pies. Las costuras son hechas a maquina, lo cual les da mayor probabilidad de ser resistentes. El diseño es original o tomado “prestado” de algún diseñador de calidad superior.

Ya cuando hablamos de calidad superior estamos hablando de aquellas obras de arte que nos hacen suspirar. Muchas veces exigen trabajo a mano, las costuras son realizadas de forma perfecta, usando los mejores materiales. OJO, calidad superior no garantiza comodidad. El zapato puede ser realizado con los mejores materiales, pero aun así puede resultar ser sumamente incomodo.

Entonces: ¿porqué un pump negro de Steve Madden cuesta US$90 y uno de Christian Louboutin cuesta US$675? Porque los materiales no son los mismos, la terminación no es la misma, la calidad de la caja no es la misma. Christian Louboutin se sentó con un equipo a diseñar el pump que Steve Madden luego copió y ofrece a un precio mucho más asequible. Si vas a la tienda, la experiencia de compras no es la misma. En Steve Madden te reciben con una sonrisa, mientras que en la tienda donde tienen los Louboutin te ofrecen una cavita o un capuccino para que te relajes antes de dar el tarjetaso letal.

Ahora bien: este cuerpo tropical del caribe que les escribe no paga por un Christian Louboutin. Al sol de hoy no he visto un modelo que sea cómodo. Mi teoría es sencilla, si voy a pagar una suma exorbitante de dinero por un zapato es para ponérmelo mucho. Si me lo quiero poner mucho, debe ser cómodo. Si no es cómodo, me niego a comprarlo. Punto.

Al momento de comprar, es bueno tomar en cuenta que muchas piezas de calidad superior llegan al precio de aquellas de buena calidad en temporada de rebajas. SIN EMBARGO, usted debe tomar en cuenta que hay personas deshonestas que quieren vender cosas falsificadas como originales. Es sumamente difícil que un zapato de US$700 llegue a US$100. Lo más que bajan es un 65% del precio original. Eso es en algunos casos, usualmente las piezas que son de temporada son las únicas que bajan de precio, pues los clásicos no tienden a calificar para rebajas.

Ya en el país existe la opción de comprar de segunda mano, con el proyecto de Good As New. Ahí si puedes encontrar un par de zapatos de calidad superior a precio excelente.

¿Cómo saber que comprar? Regla de oro es invertir en lo mejor que tu presupuesto te permita. ¿Cuál será el mejor? Eso lo determina tu presupuesto y tu gusto. Hay marcas como Sam Edelman, Dolce Vita y Pour La Victoire que ofrecen opciones de muy buena calidad a precios razonables. Todo está en saber buscar y tener paciencia, buscar por internet reseñas de las marcas y nunca, NUNCA comprar por impulso. Las compras inteligentes requieren planificación y organización. Mejor invertir en algo que te enamore cuando puedas para que en tiempos estrechos puedas contar con esa pieza que ya amas.

¿Qué opinas?